Las Praderas

Nuestras praderas

Todas comparten la misma filosofía

Nuestras Praderas

Si bien existen diferentes praderas para adecuar cada hábitat y lugar a la naturaleza de cada caballo, todas tienen los mismos puntos en común.

Las praderas son el hogar de nuestros caballos y queremos respetar al máximo su hábitat natural ofreciéndole lo mejor de ello y protegiéndoles de lo peor.

  • 1 Hectárea por caballo
  • No se usan herraduras
  • Solo campo abierto con infraestructuras necesarias en caso de emergencia
  • Vigilancia
  • Agua natural y pasto pero con forrajeras
  • Lejos de carreteras o núcleos urbanos
  • Sin coto de caza o similar
  • Sin perros sueltos
  • Vallado natural
DSC_0122(1)

Pradera de la Sierra Norte

a la falda de la Sierra de Guadarrama

La cuadra se encuentra en plena zona norte de Madrid a los pies de la Maliciosa y la Sierra de Guadarrama donde es posible disfrutar completamente de la naturaleza, el relax y el descanso tan necesario para la recuperación de nuestros caballos que necesitan las mejores condiciones y tranquilidad posibles.

La cuadra consta de 13 hectáreas repartidas en tres grandes zonas de terreno ideal para la reorganización de la manada según la estación del año, recuperación de hierba o gestión en caso de diferentes manadas además de disponer de manantial y agua natural así como sistema de aguas de emergencia en caso de sequía abasteciendo el agua desde el Canal Isabel II.

Dos de sus tres zonas están dedicadas a la manada mientras que la zona superior está orientada para el entreno y ejercicio de caballos, recuperación, cuarentena y adaptación al medio para nuevos caballos así como los tres boxes dedicados a cuidados veterinarios y revisión de caballos.

Pradera del Valle Medieval

en Colmenar Viejo

La cuadra también se encuentra en la zona norte de Madrid perteneciente al Parque Natural de la Sierra de Guadarrama lo que garantiza el máximo descanso, tranquilidad y relax que nuestros caballos necesitan.

En la manada de Colmenar Viejo se encuentran aquellos caballos rescatados que no necesitan atención especial debido a su recuperación y salud. Conviven junto a caballos de particulares que desean que sus caballos tengan una buena jubilación en libertad y en manada.

Debido a que la mayoría de caballos que se encuentran en esta pradera le tienen demasiado miedo al humano, no hacemos visitas ni trabajos de voluntariado en esta pradera para garantizar su tranquilidad evitando agobiar o molestarles en su nueva vida.