Ayer por la tarde nuestros compañeros nos avisaron de que Ronda no se encontraba bien, moqueaba demasiado y estaba apática. Lo primero que hicimos fue avisar a nuestros veterinarios Murube y Barrero

Share